martes, 4 de agosto de 2009

1867 - Los Comienzos del fútbol en Argentina

1867 - Los Comienzos del fútbol en Argentina

El fútbol llegó a la Argentina hacia 1840, practicado por los tripulantes de barcos ingleses, que entretenían sus ratos de ocio en los terrenos próximos al puerto. De esa época datan los encuentros entre los miembros de la colectividad británica, hasta que llegamos a 1867, año en que el inglés Thomas Hogg, un socio del Buenos Aires Cricket Club, toma conocimiento de la existencia de las nuevas reglas del fútbol que se dictaban en Londres y le pide al director del periódico de la colectividad inglesa "The Standard"; el envió de las mismas desde el viejo continente. Así se sentaban las bases del ingreso organizado del fútbol al país.
En mayo de ese año los hermanos Thomas y James Hogg invitaron, a través de un aviso en el diario The Standard, a una reunión para intentar impulsar la práctica del fútbol, finalmente el 9 de mayo de 1867 los hermanos Hogg junto a William Helad y a otros connacionales fundan el Buenos Aires Football Club; en una reunión que se realizó en una pensión de la calle Temple 38, actualmente Viamonte, en la que vivían varios jóvenes ingleses. Sus fundadores tomaron cuatro resoluciones:

1. That the club be called “The Buenos Aires Football Club”.
2. That the committee of four be elected to manage the affairs of the Club.
3. That the subscription for the present season be $ 30 currency.
4. That the rules of the Football Association be adopted with some slight modifications.

1. Que el club se llame “El Club de Football de Buenos Aires”.
2. Que el comité de cuatro (miembros) sea elegido para manejar los asuntos del Club.
3. Que la subscripción para la presente temporada sea de $ 30.-
4. Que se adopten las reglas de la Football Association con algunas ligeras modificaciones.

Los cuatro miembros del comité eran todos nacidos en Inglaterra, incluido un quinto integrante (el secretario/tesorero) y pertenecieron a la generación de Victorianos que tan bien describió Eric Hobsbawn en su libro “La Era del Capital, 1848-1875”:
Thomas Jackson, 29 años, nacido en Cumberland.
Thomas Barlow Smith, 21 años, nacido en Stoney Middleton, Derbyshire.
Thomas Hogg, 24 años, nacido en Skelton, Leeds, Yorkshire.
James Hogg, 26 años, nacido en Skelton, Leeds, Yorkshire.Walter Heald, secretario y tesorero, 26 años, nacido en Pendle, Lancashire.
El Buenos Aires Football Club, es el primer club de fútbol de América del Sur y en esa misma reunión se pactó el partido inaugural del club para el sábado 25 de Mayo, feriado nacional (aniversario del primer gobierno patrio), en un descampado en la zona del actual barrio de La Boca. Pero se suspendió por lluvia, por lo cual debieron postergarlo hasta el jueves 20 de junio, día que en 1867 caía el feriado de Corpus Christi.
1867 - El primer partido de fútbol disputado en Argentina

El primer partido de fútbol disputado en Argentina y también Sudamérica, fue organizado por el Buenos Ayres Football Club (BAFC), club fundado el jueves 9 de mayo de 1867 en una pensión sobre la calle entonces llamada “Temple”, hoy Viamonte y se disputó el 20 de junio de 1867, en los Bosques de Palermo, cerca de donde actualmente se encuentra el Planetario, en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, allí se ubicaban la cancha y el pabellón del Buenos Ayres Cricket Club, este último incendiado en la década de 1950.
El diario The Standard, editado por los hermanos George y Michael Mulhall, sostuvo ese día en su sección “Editor’s Table”:

“Today there will be a football match at Palermo; we believe it will be the first kick ever given in Buenos Ayres, and we understand that half town will be there if the weather proves favourable. The kick at the Boca never came off owing to the floods in the Potreros (sic)”.

“Hoy habrá un partido de football en Palermo; cremos que será el primero jugado en Buenos Aires, y entendemos que media ciudad (refiriéndose a los miembros de la comunidad británica de Buenos Aires) estará allí si el clima se presenta favorable. El partido en La Boca nunca se jugó debido a las inundaciones en los Potreros (sic)”.

El partido se jugó desde la 12:30 hs. hasta las 14:30 hs. y sólo contó con ocho jugadores por equipo, ya que algunos de los jóvenes que se habían comprometido desistieron por temor al ridículo que podía provocar aparecer con pantalones cortos ante las damas; los contendientes jugaron identificados con gorros rojos y blancos. Los equipos eran capitaneados por Thomas Hogg y Walter Heald, y las crónicas anunciaron que Hogg venció a Heald por 4 a 0.

Equipo de Thomas Hogg (gorras blancas):
Thomas Hogg, Esq. Empleado del London & River Plate Bank.
James Hogg, Esq. Corredor de bolsa.
Thomas Barlow Smith, Esq. Clerk (oficinista).
William Forrester, Esq. Comerciante, 24 años, nacido en Burslem, Staffordshire.
James Wensley Bond, Esq. Clerk, 20 años, nacido en Longford, Leinster, Irlanda.
E. S. Smith, Esq. Sin datos.
Norman Harry Smith, Esq. Clerk, 19 años, nacido en Birmingham.
John Ramsbotham, Esq. Estanciero, 28 años, nacido en Stand, Lancashire.

Equipo de Walter Heald (gorras rojas)
Walter Heald, Esq. Empleado de Krabbé, Higgins & Co (Compañía de tierras).
Herbert Thomas Barge, Esq. Comerciante, 22 años, nacido en Manchester.
Thomas R. Best, Esq. Comerciante, nacido en Eltville, Withington, Manchester
Urban Smith, Esq. Agente de bolsa, 25 años, hermano de Thomas Barlow Smith.
John Harry Wilmott, Esq. Clerk, 22 años, nacido en Grappenhall, Cheshire.
R.M. Ramsay, Esq. Sin datos.
J. Simpson, Esq. Sin datos, aunque es probable que se tratara de Edward T. Simpson, gerente del Boca and Ensenada Railways, de 23 años y nacido en Manchester.
William Boschetti, Esq. Clerk, 21 años, nacido en Saint Lucía, isla del mar Caribe ubicada al sur de Martinica.

El partido en el Diario de Walter Heald
En su diario personal -escrito durante su estadía en Buenos Aires- el secretario del Buenos Ayres Football Club, Walter Heald, reseñó el día del partido de la siguiente manera:

June 20th, Thursday. This being a holiday and the football match day, J. Hogg and I went out by the 10 (o’clock) train to Palermo to mark out the ground as we had settled to play on the cricket ground, after having placed all the flags we adjourned to the Confitería and had some bread and cheese and porter and soon after that, the rest of the players came out by the 12 o’clock train; we could not muster more than about 8 on a side and that made the work very heavy, we played for about 2 hours and then shut up, being utterly exhausted; we returned by the 3.30 train and I forthwith proceeded to dress for the L. as I was going out to dine with Barge previous to the meeting; my back was very painful and indeed seemed to take away all my appetite as I could hardly touch a thing at dinner; we dined at the Louvre with Kohman (?) and had champagne and claret; I had to both out 7 o’clock as our Lodge opened at that hour and they are very punctual in commencing business, particularly as it was the installation of W. M night; they were nearly a 100 present and the proceedings lasted until about 10 o’clock, I being made S.; on leaving the Lodge I went straight back to Temple and then at once to bed, but alas! No to sleep as my back was so very painful that I got very little sleep that night as I could not rest long in any one position and there was no doubt that I was injured internally (probably in the region of the kidneys) from a severe blow in the side that I accidentally received from J. Hogg in a charge.

Manuscritos originales de Walter Heald, secretario del Buenos Ayres Football Club (1867)

20 de Junio. Jueves. Hoy es feriado y el día del partido de fútbol. James Hogg y yo fuimos a Palermo en el tren de las 10 en punto para acondicionar la cancha de cricket como habíamos acordado. Luego de poner todas las banderas fuimos a la Confitería (lo de Hansen) a comer un poco de pan y queso con cerveza negra, y apenas terminamos el resto de los jugadores llegó en el tren de las 12; no pudimos sumar más de ocho jugadores por equipo, lo que hizo que la labor se hiciera muy pesada, jugamos por alrededor de dos horas y terminamos completamente exhaustos. Retornamos en el tren de las 15.30 e inmediatamente procedí a vestirme para la L. (Logia?) y salí para cenar con Barge antes de la reunión. Me dolía mucho la espalda, y aunque tenía mucho apetito apenas podía comer; cenamos en el Louvre con Kohman y hubo champagne y clarete (vino tinto). Tuve que dejarlos a las 19 porque nuestra Logia abre a esa hora y son muy puntuales en comenzar las ceremonias, particularmente porque fue la noche de la instalación del W.M. (Worshipful Master / Venerable Maestro); había un centenar de personas y los actos duraron hasta aproximadamente las 22; yo fui designado S. (Secretario?); al dejar la Logia fui directamente a (la pensión de la calle)Temple y me acosté de inmediato, pero ¡ay!, pude dormir muy poco porque mi espalda estaba muy dolorida y no me podía mantener mucho tiempo en una posición, no había duda alguna de que estaba lastimado interiormente (probablemente en la zona de los riñones) desde un duro golpe en el costado que accidentalmente recibí de James Hogg en una carga.

En otras palabras, Walter Heald salió en el tren de las 10 desde Retiro rumbo a Palermo junto a James Hogg. Tras acondicionar la cancha de cricket para el partido de fútbol, ambos fueron a almorzar a lo de Hansen, la confitería de los bosques de Palermo. El resto de los jugadores llegó en el tren de las 12. Tras dos horas de partido volvió a Retiro en el tren de las 15.30 y aunque terminó muy golpeado luego del encuentro, asistió a la reunión de la Logia Excelsior, aun operativa. Heald era Master Mason de esta logia. Ese día se celebró la instalación del Venerable Maestro (autoridad de la Logia), ceremonia que se realiza en los solsticios de verano del hemiferio norte, es decir, 20 de junio.

La crónica en el diario The Standard
Heald le hizo llegar al diario The Standard un informe sobre el partido. El domingo 23 de junio, los Mulhall publicaron el siguiente artículo:

Football Match.
The Club opened its season on Thursday last by a spirited contest between sides chosen on the ground. There had been considerable difficulty in finding ground suitable for the match and at the moment application had to be made to the Cricket as Committee for leave to play on their ground at Palermo, and the best thanks of the Football Club are due to the ready permission given to make use of the cricket field.There were not so many players as had been expected, for many of those who had promised to join the game seemed to prefer to see how the first meeting would go off.
(…) Play commenced at 12.30 and fortune declared in favour of Mr. Hogg’s side by 4 goals to none, which result chiefly owing to the superior play of the Messrs. Hogg; on the losing side the play of Mr. Barge excited great admiration, and it one player could have saved the game, he certainly would have done so.However, it was remarkable that considering it was the first time the players had assembled together, they all played well, and when at 2.30 the game closed, it was unanimously resolved to have the next match on the 29th instant, (...).

Partido de Football
El Club abrió su temporada con una briosa lucha entre equipos armados en la cancha. Fue muy difícil encontrar un lugar apropiado para el partido y una solicitud debió hacérsele al club de cricket para que su comité autorizara jugar en su cancha en Palermo, lo que el club de football se encargó de agradecer.No hubo tantos jugadores como se había esperado, porque muchos de los que habían prometido unirse al partido prefirieron ver cómo se desarrollaba este primer encuentro.
El juego comenzó a las 12.30 y la fortuna se declaró a favor del equipo de Mr Hogg por 4 a 0, resultado que se debió principalmente al juego superior de los jugadores de Hogg; en el bando perdedor, el juego de Barge generó gran admiración, y si un jugador podía salvar el partido, indudablemente él lo hubiera hecho.Sin embargo, considerando que era la primera vez que los jugadores jugaban juntos, fue para destacar que todos ellos lo hicieron bien, y cuando a las 14.30 el partido terminó, fue resuelto de manera unánime, jugar otro partido el 29.
Efectivamente, la revancha se jugó el sábado 29 de junio y un tercer partido se disputó el martes 9 de Julio. En todos los casos, se utilizaron las reglas del “Football Association” con algunas modificaciones basadas en el “Football Rugby”.

Las reglas
En Inglaterra, el fútbol como hoy lo conocemos, se empezó a jugar aproximadamente en 1872. Para cuando se disputó este partido en Buenos Aires, en Inglaterra cundía el caos reglamentario. La Football Association (FA) con sede en Londres había reglamentado su juego en 1863 pero aun no lo había podido imponer en el resto del país. En cada condado se jugaba de acuerdo a reglas propias, mezcla del Football Association y del Football Rugby. En 1867, los adeptos al Football Rugby eran mayoría.
Cuando se fundó el Buenos Ayres Football Club, nucleó a jóvenes que en su mayor parte procedían de distintos puntos de Inglaterra. Esto hizo que a la hora de poner en claro a qué iban a jugar surgiera un problema: había “un gaucho de cada pueblo” (mejor dicho, condado). Cada uno jugaba foot-ball como lo había hecho en su lugar de origen, lo que hizo indispensable aunar criterios para poner en claro a qué iban a jugar. El resultado de las deliberaciones fue puesto en una de las cuatro resoluciones que adoptaron sus fundadores:

4. That the rules of the Football Association be adopted with some slight modifications.
4. Que se adopten las reglas de la Football Association con algunas ligeras modificaciones.

En otras palabras, el Club de Football de Buenos Aires redactó su propio reglamento de juego y sus miembros debieron someterse a él. En los años posteriores, los miembros del BAFC introdujeron modificaciones a este reglamento propio, debido a que la mayoría se inclinaba por el Football Rugby privilegiando el uso de las manos. Hacia 1870 este reglamento continuaba siendo una mezcla de Fútbol y Rugby, ambos juegos ya convertidos en los más populares en Inglaterra por encima de otras variantes. En 1874, ante los problemas que surgian al jugar con este híbrido, el BAFC convocó a todos sus miembros con la siguiente consigna:

Some difficulties occurred in enforcing the Rules, which differed from any existing code, and we should recommend the adoption of one of the two recognised sets of Laws now used in England in preference to continnuing our own of last year. (Buenos Ayres Club Footbal Club, The Weekly Standard, 13 de mayo de 1874).

Algunas dificultades surgieron al imponer las Reglas (el reglamento propio), diferentes a cualquier reglamento existente, por lo que recomendamos la adopción de uno de los dos reglamentos vigentes en Inglaterra en lugar de continuar utilizando nuestro propio reglamento, como el año pasado.

Tras debatir, los miembros del club se inclinaron por atenerse de manera estricta a las Rugby Union Laws. Aunque muchos libros dicen otra cosa, los diarios de la época afirman que aprobada esta modificación, el primer partido jugado en la Argentina bajo las reglas de la Rugby Union se disputó el jueves 14 de mayo de 1874 en la quinta de David Methven, ubicada en la zona hoy conocida como Caballito, de la Capital Federal.Con respecto a la primera vez que se jugó en el país ateniéndose de manera íntegra a las reglas de la Football Association, aun no hay concenso entre los historiadores del fútbol argentino.

Como reflexión
Siempre se afirmó que fueron empleados de empresas ferroviarias los que trajeron el fútbol a la Argentina y que también fueron ellos los primeros que lo jugaron. Esto hizo que muchos se imaginaran a guardas y señaleros junto a maquinistas y mecánicos dando el puntapié inicial. Pero analizando a los protagonistas de este supuesto primer partido jugado en el país, si algo tenían en común era su condición de “clerks” (oficinistas) y “merchants” (comerciantes). En definitiva, más que un encuentro entre ferroviarios, parece haber sido un partido de fútbol jugado entre jóvenes que se conocían de los ámbitos bursátiles de Buenos Aires, en especial empleados de casas exportadoras e importadoras, corredores de bolsa, personal de bancos y algunos estancieros. La amplia mayoría eran miembros del Buenos Aires Cricket Club.

1 comentario: